¿Por qué hay pocas mujeres liberales?

Por Mariana Nunes

Cuando Mary Smith en 1865, introdujo en el Parlamento británico una petición en favor del voto femenino, estaba luchando por el principio de que todas las personas deben ser iguales ante la ley porque nacen con derechos inalienables (vida, libertad y propiedad privada). Nada tiene que ver esa primera ola de feminismo, que buscaba la igualdad de todos los individuos sin distinción de su género, con los postulados que hoy defienden las feministas de izquierda en todo occidente. 

El feminismo que cuenta con la hegemonía en los medios de comunicación y la opinión pública en general, es una especie de venganza contra el “sistema capitalista hetero-patriarcal”. Esa construcción marxista que les permite tener un nuevo enemigo, luego de que el proletariado pasará a ser burguesía y tenga, gracias al capitalismo, las mejores condiciones de vida de su historia. 

Particularmente no me siento representada en ese movimiento que quiere destruir toda la suave fortaleza que nos hace únicas y especiales, para sustituirla por una especie de autoritarismo, donde solo entra un tipo de mujer, quedando las demás, relegadas a “hijas del patriarcado” por no ser, según ellas, suficientemente mujeres. Nuevamente la división es clara, pueblo y anti-pueblo, burguesía y proletariado, feministas e hijas del patriarcado. Recordemos que este tipo de divisiones y lógica tribal han causado los más grandes derramamientos de sangre de la historia.

Sin embargo mi problema con el actual feminismo no se reduce a estar en desacuerdo con las formas, realmente tiene que ver con supuestos que considero errados. El primero es que “todas las mujeres somos víctimas” y no es así. Habemos mujeres convencidas de que somos dueñas y protagonistas de nuestras vidas y es ese adueñarse lo que realmente nos empodera. La segunda premisa es que todo hombre, por ser hombre, es un potencial atacante. Tal vez he sido una mujer con la suerte de tener hombres maravillosos en mi vida, que me han tratado con amor, respeto e igualdad, quizá no todas han tenido mi suerte, pero de cualquier forma los datos muestran que la mayoría de los hombres son padres, esposos y compañeros respetuosos. El último supuesto errado es que nuestro “salvador”, dado que somos víctimas de ese atacante abusador con un perfil muy particular (hombre, blanco y heterosexual), es el Estado. El mismo que ni siquiera puede garantizar seguridad y justicia de forma general. Luchamos para emanciparnos de nuestros padres y maridos, pero ahora debemos aceptar un nuevo tutelaje de “papá” Estado.

A pesar de todo esto, como mujer, veo con profunda preocupación que aún existen hechos de violencia que sufrimos de forma específica las mujeres y que los mismos no son discutidos de forma franca y abierta. De un lado, son usados simplemente como parte de la agenda ideológica y del otro, son negados sin ninguna revisión. Es cierto que miles de niñas y mujeres son abusadas, es cierto que el porcentaje de mujeres muertas a manos de sus parejas es mayor, es cierto que muchas experimentan un trato indebido en el embarazo, es cierto que por una cuestión biológica, es la mujer la que pone el cuerpo en la reproducción y ve disminuida su capacidad para trabajar durante el puerperio. 

Si queremos que cada vez se sumen más mujeres al liberalismo, debemos dejar de negar lo que aún queda por mejorar y mostrar cómo las ideas de la libertad son el único camino para lograrlo, porque solo mediante el libre mercado, el respeto a la propiedad, la igualdad ante la ley y el funcionamiento de las instituciones, podremos ser dueñas de nuestra propia vida. Nada emancipa más que la responsabilidad sobre sí mismo y la independencia económica.

No hay más mujeres de nuestro lado, porque aún no saben que es precisamente el Liberalismo el que lucha porque podamos ser realmente libres, tal como cada una quiera serlo.

Mariana Nunes

4 comentarios en “¿Por qué hay pocas mujeres liberales?”

  1. Coincido plenamente con vos , Mariana.
    También he tenido la suerte de tener hombres en mi vida que me han amado y respetado…
    Pero también he podido elegir libremente quien fuese mis compañías. …
    Me gustó mucho tu artículo… gracias.
    Myriam. 61 años.

    1. Mariana Nunes

      Muchísimas gracias Myriam. La idea, a mi manera de ver, es entender que cada individuo tiene derecho a transitar su propio camino de aprendizaje y eso solo es posible si se vive en libertad.

  2. Romina buigues

    Muy bueno marina. Realmente deberia ser asi personas enteras, respobsables, empoderadas y conscientes. (no extremas) entendiendo lo que sucede y sin sesgar (a los hombres tambien le duelen los abusos y maltratos, de los suyos y el propio) . Defendiendo la, inegridad, libertad e igualdad de todos y sobre todo cuidando a los mas vulnerables, ej los niños.

  3. Mariana Nunes

    Gracias Romi. Es así, podemos defender nuestro derecho a ser iguales ante la ley sin buscar privilegios ni ir en contra de otros.

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *